Adiestramiento canino: refuerzo positivo para perros

Para todos aquellos que tenemos mascota el día que entra en nuestras vidas es uno de los más especiales, más aún si es algo que llevas queriendo desde hace años. De entre todas las posibilidades de elección al decantarte por tener un perro debes pensar en el adiestramiento canino.

Adiestrar a un perro requiere paciencia y dedicación, pero si trabajas junto a tu mascota con ilusión te garantizo que será muy fácil y ameno. Si es la primera vez que tienes un perro antes de centrarte en el adiestramiento canino te recomiendo que eches un vistazo a la categoría consejos, te servirán para tener un conocimiento previo antes de adentrarte en lo que explicaremos a continuación.

¿La edad importa?

 

Antes de comenzar con los consejos para el adiestramiento canino hablaremos de un mito muy extendido. Se cree que cuando un perro es adulto o anciano es más difícil o incluso imposible que cambie su actitud. Este tipo de animales necesitan un proceso de reeducación, es decir, adquirir nuevas pautas de comportamiento y olvidar aquellas que no nos gustan.

Mientras que en un cachorro juega a su favor el hecho de no tener costumbres interiorizadas, son canes con mucha energía (especialmente algunas razas) a los que les cuesta concentrarse y dejar de explorar el mundo que les rodea. Un perro de más edad no tiene tanta energía y dispone de una mejor concentración, por lo que no es de extrañar que su reeducación resulte más sencilla que la educación de un cachorro.

Así que independientemente de su edad puedes adiestrar a tu mascota con estos consejos, la clave está en hacerlo con cariño y tener paciencia.

Refuerzo positivo

No hay nada mejor para un adiestramiento canino sano que un refuerzo positivo, esto es, nada de castigos y muchísimo menos de carácter físico. Tu objetivo debe ser recompensar la buena actitud de tu mascota con caricias, palabras en un tono alentador y/o golosinas. Es importante que le animes justamente después de haber hecho aquello que consideras positivo, así relacionará esa actuación con una consecuencia agradable.

Presta atención a tu mascota y descubre cuál es su chuche favorita. Mi perro adora todas las golosinas de Pedigree, pero curiosamente aquellos sticks pensados para la salud dental son sus favoritos, por lo que además de ponerle contento es una buena forma de cuidar su dentadura.

Para que puedas ver un ejemplo del método acción-recompensa el siguiente vídeo te será de gran ayuda. Si te fijas la recompensa debe darse inmediatamente después de hacer lo que le ordenas, únicamente así conseguirá entender que después de dicha acción viene algo que le gusta. Este método puede aplicarse a la hora de realizar trucos, cuando obedece tus ordenes de no subir a un lugar concreto y un sinfín de situaciones que requieren tu enhorabuena.

Clicker

 

Si las formas de refuerzo positivo anteriores no funcionan totalmente con tu mascota lo mejor es que recurras al Clicker. Este pequeño dispositivo produce un ‘click’ que por sí mismo no tiene ningún valor, pero si al momento de realizar dicho sonido le añades buenas palabras o una golosina automáticamente tu mascota asociará ese sonido a algo positivo. Poco a poco podrás ir quitando la recompensa con comida, por ejemplo, mientras que en su mente el sonido del dispositivo seguirá diciéndole que ha hecho las cosas bien.

La gran ventaja del Clicker es que te permitirá felicitar a tu perro inmediatamente después de hacer algo bien aunque te encuentres relativamente lejos de él. Además, es una buena opción para reducir paulatinamente su ingesta de golosinas si utilizas ese método de recompensa.

Sesiones cortas

 

Para que tu can mantenga la motivación y concentración durante todo el entrenamiento es importante que limites el tiempo de los ejercicios. Lo recomendable es dedicar a los ejercicios de 5 a 10 minutos diarios dos o tres días a la semana para obtener unos resultados óptimos. Durante este momento contarás con su atención total sin llegar a agobiarle, por lo que verá este entrenamiento como algo agradable que comparte con su dueño o dueña.

Cuida su dieta

 

¿Qué tiene que ver la dieta con el adiestramiento canino? Mucho más de lo que puede parecer. Un perro que lleva una dieta adecuada para sí mismo se sentirá mejor y tendrá más energía para aprender.

Por ejemplo, mi perro tiene el estómago muy sensible, por lo que debe comer un pienso muy específico (Hill’s Prescription Diet i/d) para sentirse bien. Si tu perro no ingiere un producto que le vaya bien a su cuerpo se encontrará realmente mal y no tendrá fuerzas. Si no sabes qué tipo de pienso o comida le va mejor a tu mascota acude a tu veterinario para que te aconseje.

Generalmente los piensos para problemas específicos son más caros que aquellos normales, por lo que una buena opción para ahorrar en su compra es recurrir a códigos descuento. Ten en cuenta que la dieta de tu mascota es muy importante para su bienestar, así que no puedes darle un alimento que le siente mal por muy barato que sea. Su salud es lo primero.

Caminar con correa de forma relajada

 

El paseo tiene que ser un momento de disfrute para ti y tu mascota. Algunos perros tienden a dar muchos tirones y en lugar de ser una situación agradable se convierte en algo tenso. Una mala actitud durante la caminata puede traducirse en problemas de comportamiento a nivel general.

Lo primero que tendrás que hacer es decidir si usar correa o arnés en función de características como el peso o el pelo. Si tu mascota es un cachorro que aún no puede salir a la calle lo mejor que puedes hacer es acostumbrarle a la correa o arnés dentro de casa. Pónselo durante un rato y pasea con él en el interior de manera relajada, así comprenderá que tener eso alrededor de su cuello no es una experiencia negativa.

Por otra parte, si los problemas surgen una vez fuera, ya sea cachorro o adulto deberás detenerte en seco cada vez que de un tirón y decirle un contundente ‘no’. Después intenta retomar la marcha y repite el proceso si vuelve a tirar de ti. En el momento en que camine de forma correcta felicítale por su buen trabajo, con esto conseguirás que asocie una buena conducta a un estímulo positivo.

Si es la primera vez que tu perro pisa la calle no olvides protegerle con un collar antiparásitos para evitar picaduras e infecciones. No les des tirones con la correa ni le grites, así únicamente conseguirás que el paseo sea un momento desagradable y difícil.

Adiestramiento canino en profundidad

 

Si te has quedado con ganas de saber más sobre el mundo del adiestramiento canino o quieres informarte sobre el tema en mayor profundidad te recomiendo que leas algunos libros de adiestramiento canino. Una lectura en profundidad te será de gran ayuda para entender el comportamiento de tu mascota y mejorar juntos poco a poco.

Una buena actitud de tu mascota además de ser muy gratificante para el día a día te hará más fácil, por ejemplo, realizar un viaje junto a ella. Si bien existen muchas alternativas para viajar con nuestros animales, que sepan comportarse siempre facilitará el disfrute de la aventura. Adiestrar a tu perro es una tarea que lleva tiempo y esfuerzo, pero la recompensa de haberlo conseguido juntos merece la pena.

¿Cuánto ejercicio debe hacer tu perro?

Si eliges tener un perro debes estar preparado para reservar tiempo para el ejercicio. Diferentes razas y edades de perro tienen requisitos muy diferentes. Por ejemplo, un San Bernardo u otra raza gigante requerirá mucho menos ejercicio que un perro de aguas, Collie o Labrador. Las razas muy pequeñas, como los chihuahuas o los terriers también necesitarán mucho menos ejercicio y la mayoría de sus actividades pueden están bastante bien atendidas jugando en un jardín. En este artículo veremos cuánto ejercicio debe hacer tu perro.

Aun así, la salud psicológica es tan importante como la salud física y es una buena idea llevar a todos los perros a conocer a otros perros y ver el mundo exterior con el fin de mantenerlos bien socializados y capaces de adaptarse a diferentes entornos. Esto ayudará a evitar problemas con la ansiedad y el estrés cuando otro perro tiene que venir a la casa o cuando vas de vacaciones a un lugar desconocido.

¿Cuánto ejercicio debe hacer tu perro?

 

No hay reglas que se deban cumplir a rajatabla sobre cuánto ejercicio debe hacer tu perro, un Labrador en los primeros años de vida adulta puede disfrutar de varias horas de ejercicio bastante vigoroso, sin embargo, conforme se va haciendo mayor puede que baste con diez minutos al día.

Lo importante es que los perros tengan suficiente ejercicio para mantener sus músculos bastante en forma y tonificados. Su peso, en combinación con una dieta adecuada ayuda a que los perros se encuentren psicológicamente bien.

El segundo punto importante es que el ejercicio en general debe ser regular y no es una buena idea, especialmente para las personas mayores, ir de paseos muy cortos durante la semana y luego compensar por ir para una caminata muy larga en el fin de semana. Los adultos jóvenes pueden lidiar perfectamente con ese tipo de cosas si tienen que hacerlo, pero los perros más viejos, cuyos músculos son más débiles y pueden tener algún grado de enfermedad de las articulaciones (por lo general, osteoartritis) pueden pasar los siguientes días rígidos y doloridos como resultado.

El perro joven

 

Los perros jóvenes y en crecimiento deben hacer ejercicio con especial cuidado. Por regla general, cuanto mayor sea la raza, menos ejercicio deberán hacer hasta que sean adultos. Para usar el labrador nuevamente como ejemplo, los paseos deben comenzar bastante cortos a los tres meses de edad (tal vez quince minutos) tres o cuatro veces al día, progresando de manera constante, con más tiempo. Pero no se debe permitir que el ejercicio completo sin restricciones hasta que el perro tenga unos quince meses. Para otras razas se puede estimar la cantidad de ejercicio, pero en caso de duda debe pedir a su veterinario asesoramiento.

Algunas condiciones, como la displasia de cadera, son indudablemente agravadas por el ejercicio excesivo de animales vulnerables.

El perro maduro

 

Incluso cuando el perro es completamente maduro, hay que tener en cuenta la estructura, el temperamento y la habilidad atlética del perro al juzgar la cantidad apropiada de actividad. Puede ser perfectamente posible para un perro con algún nivel de discapacidad tomar ejercicio regular. Si su perro tiene una condición cardíaca o algún otro trastorno que puede restringir su capacidad para hacer ejercicio tu veterinario será capaz de darte orientación.

Collares, Arneses y Abrigos

 

Otras cosas a considerar en relación con el ejercicio incluyen el tipo de collar o arnés a usar y las interacciones con otros perros. Los veterinarios generalmente recomendamos evitar las cadenas de estrangulamiento – son capaces de causar un daño severo si se utilizan de manera inexperta, ciertamente pueden ser crueles.

Para ayudarte a controlar a tu perro hay una serie de diferentes arneses y collares de cabeza disponibles que son mucho mejores que las cadenas de estrangulación. Pregunta a tu veterinario sobre tu propio perro.

Los arneses de cuerpo estándar son útiles en algunas circunstancias, pero dan un bajo control y son probablemente más útiles para perros mayores o individuos con cuellos vulnerables a lesiones. Para el ejercicio en el invierno, los collares o arneses con tiras reflectantes puede ser útiles para la seguridad y hay incluso algunos collares con luces intermitentes que pueden ser útiles si tu perro tiene tendencia a vagar en la oscuridad.

En invierno, es posible que también desees considerar el uso de una capa o abrigo de algún tipo, especialmente para perros. Un poco de vaselina o ungüento similar en los pies ayuda a evitar que el hielo se pegue a la piel y puede ser muy útil para prevenir la congelación.

Estos son los principales consejos sobre qué ejercicio debe hacer tu perro. Si tienes alguna pregunta concreta, no dudes en contactar conmigo.

Aprende a cuidar un cachorro de perro

Adoptar un nuevo cachorro es un momento muy emocionante y memorable. Si estás pensando hacerte con un cachorro, te recomiendo la adopción, ya que hay muchos animales en las perreras que buscan un hogar. Una vez que te hayas decidido, tendrás que saber cómo cuidar un cachorro.

Hay muchos libros excelentes que se han escrito sobre el tema de cuidar a un cachorro con éxito, y si quieres estar bien aconsejado te recomiendo comprar uno, o pedir prestado uno de una biblioteca. Este artículo te dará unas cuantas ideas sobre cómo cuidar un cachorro.

Cómo cuidar un cachorro

Dieta

Al llevar el cachorro a casa, debe seguir el régimen de alimentación que está acostumbrado, ya que en los primeros días tendrá suficientes cambios importantes a los que hacer frente, sin tener que enfrentarse a un cambio de dieta también.

A largo plazo, hay muchas maneras de alimentar a un perro para que tenga una dieta bien equilibrada a lo largo de su vida. Lo más simple es elegir un tipo de comida premium.

Los alimentos secos para perros tienen un mejor valor que los alimentos enlatados y son más convenientes. Es esencial un alimento que se adapte a las necesidades de un perro en cada etapa de su vida, sobre todo a la hora de cuidar un cachorro, por lo que a los menores de 12 semanas de edad debe ser alimentado 4 veces al día.

A los 5-6 meses deben ser cambiados a un “alimento junior” especialmente diseñado para la fase de crecimiento más lenta, “adolescente”. Esto es particularmente importante para los perros grandes que tienen necesidades específicas de crecimiento y deben ser alimentados con alimentos de buena calidad.

A medida que su crecimiento se ralentiza, pueden ser alimentados con menos frecuencia y cuando llegan a su tamaño máximo deben ser cambiados a un alimento de mantenimiento para adultos.

Una vez castrados, pueden beneficiarse de uno de los alimentos “ligeros” con una densidad reducida de calorías. Debes establecer hábitos alimenticios saludables desde una edad temprana.

Mantén los tazones y los utensilios de alimentación de tu mascota separados de los suyos, y no lo alimentes con tus desechos, especialmente en la mesa.

 

Juguetes y descanso

A la hora de cuidar un cachorro debes tener en cuenta que necesita un espacio de descanso en casa, donde se pueda esconder sin ser molestado cuando quiera un poco de paz y tranquilidad.

Los accesorios de descanso no tienen que ser muy elaborados – excelentes camas de plástico de polipropileno se pueden comprar por un precio bastante barato, y la ropa de cama sintética lavable de lino está bien.

Es posible que desees comprar una gran jaula plegable para los viajes. Si tu cachorro se acostumbra desde pequeño a estar en ella, de mayor no se sentirá enjaulado.

No exageres con los juguetes – sólo unos pocos de buena calidad están bien a la hora de cuidar un cachorro, pero ten cuidado con los juegos de morder y estirar, ya que pueden fomentar el comportamiento dominante del cachorro.

Ejercicio y entrenamiento

El ejercicio suave y el entrenamiento básico pueden comenzar casi tan pronto como tengas tu perro en casa. Aunque tu cachorro no puede completar su curso de vacunación hasta que tenga de 12 semanas de edad, la mayoría de los veterinarios están de acuerdo en que es muy importante para los cachorros para empezar a aprender habilidades sociales salir a la calle antes de esa edad.

Una vez que tu cachorro sea un poco mayor, encuentra una buena clase de entrenamiento en tu zona e intente asistir regularmente. Esto es particularmente importante para las razas más grandes del perro.

Un buen entrenador te ayudará a utilizar la bondad y el estímulo en lugar de castigo para fomentar un comportamiento deseable.

 

Identificación

Es un requisito legal de un perro llevar un collar con una etiqueta que lleva los detalles de su propietario cuando está en un lugar público, pero también es una buena idea pedir a tu veterinario inyectar a tu cachorro con un pequeño microchip que lo identificará permanentemente. Tu mascota, incluso si el collar, puede perderse.

Las cadenas de estrangulación son mejores para propósitos específicos de entrenamiento bajo la dirección de un entrenador experimentado. Un collar de cuero o nylon es razonablemente bueno, aunque los bozales y los arneses son útiles en algunas circunstancias.

Aseo

El aseo regular se debe comenzar desde una edad tan temprana como sea posible, y es particularmente importante en las razas de pelo largo tales como el pastor inglés.

Algunas razas, tales como caniches, necesitan el recorte regular del pelo, mientras que otros tales como el Terrier de West Highland necesitan cortarse el pelo con un cuchillo especial.

El champú frecuente no es necesario y es mejor evitarlo si es posible. Los perros que reciben una cantidad razonable de ejercicio en terreno duro a menudo no necesitan que sus uñas sean cortadas en absoluto, pero deben ser revisados ​​regularmente.

 

Salud

La primera visita a un veterinario suele ser en el curso de vacunación, aunque el examen de salud acompañante también es muy importante. Si quieres cuidar un cachorro, debes prevenir enfermedades.

Las enfermedades más comunes son:

  • El moquillo, que causa infecciones respiratorias severas ya veces convulsiones
  • Hepatitis infecciosa, que afecta al hígado
  • Parvovirus, que causa gastroenteritis severa
  • Parainfluenza, una causa de tos infecciosa
  • Leptospirosis, que puede afectar el hígado o los riñones, y puede transmitirse a los seres humanos

Normalmente la primera inyección se administra más comúnmente a las 8 semanas de edad y la segunda a las 10 ó 12 semanas. La vacuna tardará al menos una semana más en ser totalmente eficaz. Recuerda que los perros adultos necesitan una vacuna de refuerzo y examen de salud cada año para mantener la protección.

Estas son algunas de las cosas fundamentales que tienes que tener en cuenta si quieres cuidar un cachorro. Y sobre todo, piénsalo bien antes de comprarlo o adoptarlo, los perros no son juguetes, son seres vivos y no pueden ser abandonados.