Cómo iniciarse en el mundo de la equitación

Pautas

1. Elegir un centro ecuestre que sea homologado por la federación territorial ecuestre correspondiente. Visitando la página de la federación hípica española, encontraréis vuestra federación autonómica.

2. Empezar buscando un buen profesor; titulado de ser posible, y acudir a alguna clase suya y observar.

3. Seleccionar clases de vuestro nivel; es fundamental empezar en iniciación a la cuerda en un circulo para ir adquiriendo el equilibrio suficiente para luego pasar a un grupo de iniciación en tanda.

4. Comprar un equipo básico: casco, pantalones, botas y protector. No queremos que nada más iniciaros en este deporte sufras alguna caída y os lesiones. Además, se puede añadir un par de guantes para evitar que os lastimen las manos.

5. Intentar tener al menos 2 clases a la semana, y al principio no dejéis de montar durante períodos demasiado largos.

6. Intentar que el profesor os deje destinar tiempo al cuidado del caballo, limpiándolo, bañándolo, cambiando su bocal y silla, y llevándolo del ramal, eso hará que adquiráis mucha más confianza con el caballo cuando lo montéis.

7. Si pasado un mes decidís que es vuestro deporte ideal, conviene que os federéis en vuestra federación autonómica. Además incluye un seguro de accidentes.

Consejos

• No compréis un caballo hasta llevar un par de años montando diferentes caballos y conozcáis el carácter de algunas razas de caballos que hayáis probado. También es importante conocer las diferentes disciplinas.

• En el caso de los niños aconsejamos que empiecen montando ponys hasta los 12 años. Para comprar un caballo o Pony, tener en cuenta la misma filosófia que en adultos.

• Antes de decidir una disciplina en concreto, hay que tener una buena doma de base que permita tener la suficiente seguridad a caballo para poder abordar y solventar cualquier obstáculo que se presente.

• En los inicios, la paciencia del profesor es imprescindible.

• No salgáis al campo o saltéis a menos que dominéis los tres aires del caballo (paso, trote y galope). Evitaréis sustos y lo que es mejor, accidentes.

• No llevéis espuelas hasta al menos un año practicando la equitación.

• Las razas de los caballos, además de por su anatomía y color de capa, se diferencian también en el carácter; por tanto, que dominéis después de un tiempo por ejemplo una raza de sangre fría, no os garantizará que podáis manejar con total seguridad otras razas, como son los caballos de sangre caliente.

• Destinar el mayor tiempo posible a los caballos pie a tierra… se dice que “Un buen jinete no sólo se forja montando, si no también pie a tierra cuidando de su compañero”.

• No dudéis en cambiar de centro o de profesor si no os convence la técnica didáctica que imparten.

• Jamás montéis un potro por muy dócil que parezca antes de tener la experiencia suficiente como jinete. Hay un dicho que dice; ” Caballo viejo para jinete joven y caballo joven para jinete viejo”

Esperamos que os podamos haber ayudado a resolver las dudas más significativas y por último haceros nuestra última recomendación, tened mucha paciencia a lo largo de toda vuestra vida deportiva ecuestre . Recordad que en equitación “Ir deprisa es ir despacio”, de esta manera a lo largo del tiempo con la experiencia de muchos años de aprendizaje os convertiréis en grandes jinetes.