¿Por qué adoptar un perro en lugar de comprarlo?

Porque adoptando estás salvando la vida de un animal rescatado. Cada perro adoptado deja su lugar para que ingrese otro y pueda ser recuperado en el refugio.
Adoptar es un acto de amor y de responsabilidad, por eso es necesario estar completamente seguros de que estamos capacitados y listos para tener un perro. Un animal de compañía dependerá toda su vida de nosotros. Recordá que un perro puede vivir entre 15 y 20 años y estás asumiendo un compromiso serio por todo ese tiempo.

Consideraciones a tener en cuenta antes de tomar la decisión de adoptar:

  • Integrar un perro a la familia sólo porque los niños piden un cachorrito para jugar es un gran error. Los animales no son un juguete. ¿Qué pasará cuando tus hijos crezcan, o cuando se aburran de él? ¿Quién lo bañará? ¿Quién lo sacará a pasear? El perro es parte de la familia y todos tienen que estar de acuerdo con la adopción.
  • Espacio y lugar donde vivirá: no todos los perros necesitan un parque para correr, pero sí espacio para moverse cómodamente por la casa y un lugar diferenciado para dormir y descansar.
    Si hay espacios al aire libre deben estar cercados para evitar que el animal pueda escaparse. Si vivís en departamento deberás considerar el tamaño del animal a la hora de elegirlo, y sobre todo su nivel de actividad. La falta de grandes ambientes puede compensarse con ejercicio diario para que el animal desgaste energía. Corroborá que en tu edificio esté permitido tener animales de compañía.
    Si eligís un cachorro, averiguá antes qué tamaño tendrá cuando crezca.
  • Tiempo y dedicación: es necesario que tengas tiempo para compartir con ellos. Los perros necesitan interactuar con sus dueños, no pueden ser ignorados sólo porque estés ocupado o cansado. Pensá antes de adoptar si tendrás momentos de juego con tu perro, si pasarás tiempo a su lado y si saldrás a caminar con él (incluso en días de lluvia o frío), aún cuando vuelvas cansado del trabajo; él te estará esperando ansioso y querrá salir después de estar varias horas solo.
  • Mantenimiento y gastos: los perros tienen un calendario de vacunación anual que cumplir, más pipetas y desparasitasiones periódicas. También necesitan un alimento de buena calidad, para preservar su salud, pelaje y dentadura. Y hay que considerar que la atención veterinaria tiene un costo elevado.
  • Hábitos de vida: evaluá si tendrás paciencia con el animal, si soportarás los pelos en las alfombras, los hoyos en el jardín y algún mueble o prenda rota por el perro.
    Si hay niños pequeños o personas muy mayores no es conveniente incorporar un perro de gran porte y muy enérgico, ya que podría tirarlos accidentalmente jugando. Si estás muchas horas fuera tendrás que buscar un perro tranquilo acostumbrado a quedarse solo.
  • Si no estás seguro si es preferible un cachorro o un adulto tené en cuenta que un cachorro requiere bastante dedicación para educarlo: deberá aprender dónde hacer sus necesidades y cuáles son las cosas que no debe morder y romper. Adoptar un perro adulto es una ventaja ya que la mayoría vivió antes en un hogar.
    También tené en cuenta si viajás por trabajo o vacaciones, qué posibilidades tendrás de llevarlo con vos o si alguien podrá cuidarlo en tu ausencia.